Los reyes Harald y Sonya de Noruega abrirán este viernes los pasillos del Palacio Real de Oslo para celebrar el cumpleaños número 18 de su sobrina, la princesa noruega Ingrid Alexandra, hija mayor del príncipe Haakon y Mette-Marit, a quien llaman futura reina.

Princesa Marta de Noruega presenta a su prometido ante la realeza de Europa

Una de las fiestas será la reunión de la familia real europea que no recordamos ya la que asistirá don Felipe, sin doña Letizia, y sin la princesa Leonor. En este lugar real, la Princesa Martha Luisa presentará a su prometido, el chamán Derek Verrett, al Rey y al Príncipe en su primera aparición pública desde que anunciaron su compromiso el 7 de junio.

La Casa Real noruega ha comunicado la lista oficial de miembros de la realeza e invitados que participarán en este evento. Marta Luisa y su novio se encuentran entre los asistentes, además de las tres hijas que tuvo la Princesa con el escritor y artista Ari Behn. Durek está más que acostumbrado a tratar con celebrities y rostros conocidos -ha asesorada a la actriz Gwyneth Paltrow- pero será la primera vez que se codee con jefes de Estado y royals.

Aunque aún no hay ni fecha para la boda ni lugar de celebración -el novio vive en los Estados Unidos- esta presentación será un nuevo paso para la pareja y la prueba de fuego para el gurú espiritual en la escena internacional. Además del chamán, en el gran acto de Ingrid Alexandra estarán también sus primas, Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Tallulah, las hijas que la princesa Marta Luisa tuvo con su primer marido, el recordado escritor y artista Ari Behn. Jóvenes princesas como Amalia de Países Bajos y Elisabeth de Bélgica también se vestirán de largo para acompañar a su homóloga noruega.

Princesa Marta de Noruega presenta a su prometido ante la realeza de Europa

La pareja protagonizó una romántica despedida que tuvo lugar en la ciudad de San Juan Capistrano (California), donde Durek entregó a su princesa un espectacular anillo con una gran esmeralda central brasileña de 3,5 quilates que estaba rodeado de diamantes. Una fabulosa pieza de joyería en cuya creación se tardaron seis meses y participó activamente el chamán.