La promesa que motivó a Carlos Vela a guiar a México a su primer campeonato del mundo

Kochawolis es una escuela de futbol de Cancún en la que no se puede utilizar el número 10 por una promesa que terminó en el campeonato del mundo Sub-17 en el 2005. Carlos Vela se forjó en el equipo de Félix Acal, su primer entrenador, quien le aseguró retirar el dorsal si regresaba a México con el título. Desde ese momento, una pintura de la ’10’ de Carlos, al lado de la ‘8’ de su hermano Alejandro, son el sello característico de las canchas donde los hermanos Vela y también Miguel Sabah metieron sus primeros goles.

Acal guió en sus primeros pasos por el futbol a los hermanos Vela a través de Kochawolis. Ahí, conoció a Carlos, quien asegura fue el más destacado y ya jugaba como atacante, pero también resalta el nivel que tenía Alejandro, que se desempeñaba de medio; Enrique, que era defensa, y finalmente, Miguel, un centro delantero quien, a diferencia de los tres anteriores, no siguió en el balompié.

“Eran jugadores diferentes, eran jugadores que sobresalían a los demás, tenían mucha habilidad y de todos ellos, Carlos era el que más sobresalía. A Carlos lo metía en categoría superiores y aun así destacaba y los entrenadores de los otros equipos, a pesar de que lo metía poco tiempo, lo mandaban a que lo marcaran fuerte”, recuerda Acal en entrevista para ESPN.

Alejandro fue el primero que salió a un equipo de Primera División, cuando pasó a Chivas; por Carlos, además del Guadalajara, se acercaron Pachuca, América y Pumas, pero finalmente, por la cercanía de su hermano, se decantó por el conjunto tapatío, de donde dio el salto a las selecciones inferiores, con las que disputó el Mundial Sub-17 del 2005 en Perú.

Por la amistad que había entre Félix y la familia Vela, vieron juntos los partidos de la fase de grupos de aquel certamen, en la que Vela hizo tres goles en los dos triunfos y una derrota que sumó el Tri. Justo después de la caída ante Turquía nació la promesa que hizo que se retirara la ’10’ de Kochawolis.

“¿Profe, vendrá al Mundial?”, preguntó Carlos a Félix en las llamadas que solían tener después de cada partido. “Si voy al Mundial es porque vas a llegar a la final y porque van a ganar el campeonato del mundo”, respondió Acal, sin esperar la sorpresiva replica de Vela. “Sí, nada más que si ganamos el campeonato del mundo usted retira mi número de Kochawolis”, recuerda Félix sobre aquella conversación.

Acal y su esposa, junto a los padres del futbolista compraron un boleto de avión para volar a Perú y presenciar el campeonato de México en el Mundial Sub-17 del 2005, luego de vencer a Brasil en la final con una anotación de Vela.

Comparte las ultimas noticias:

Noticias relacionadas