La Reina Isabel ha reaparecido este viernes en público para asistir a una de las jornadas del Royal Windsor Horse Show, una competición ecuestre a la que la soberana británica no ha faltado en los últimos 79 años y que se encuentra entre sus eventos favoritos del año. 

La competición tiene lugar dentro de los terrenos del castillo de Windsor, actual lugar de residencia de la monarca, lo que ha facilitado su asistencia pese a los problemas de movilidad que sufre. Esta misma semana, dichos achaques le impidieron viajar a Londres para presidir la apertura del parlamento, donde por primera vez tuvo que ser sustituida por el principe carlos .