Desayunos escolares, un siglo de aliviar el hambre

 A más de un siglo de la puesta en marcha del primer Programa de Alimentos Escolares en México, sólo 6 millones 390 mil niños y adolescentes en edad escolar, de los 24.6 millones inscritos en educación básica, reciben un alimento frío o caliente cada mañana.

La cobertura alcanzada por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) con esta estrategia, resulta insuficiente frente a una población de 20.7 millones de mexicanos de cero a 17 años que viven en condiciones de pobreza.

A ello se suma que seis de cada 10 hogares del país sufren algún grado de inseguridad alimentaria. Y de éstos, 20.6 por ciento ya redujo la cantidad de alimentos que consumen habitualmente, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2020.

Maestros, funcionarios e investigadores de la enseñanza afirman que garantizar al menos una comida completa y balanceada, ya sea en la casa o la escuela, “puede hacer la diferencia entre estar fuera o dentro de un salón de clases”.

Sonia Granados Ramírez, profesora originaria de Zitácuaro, Michoacán, y supervisora de telesecundaria en los municipios de Tuzantla, Susupuato y Juárez, expone que con el Programa Escuelas de Tiempo Completo, creado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) en 2007 para la distribución de comida caliente en planteles de horario extendido, “tuvimos varios niños que lo que se les daba era su único alimento del día”.

En esa región michoacana, narra, casi todos los alumnos necesitan apoyo para poder comer. “Muchos llegan sin desayunar y cuando comen es un gusto para ellos. Hubo casos de chicos que nunca habían probado la carne. Lo hicieron por primera vez en la escuela. Incluso, hay alumnos que odian las vacaciones, porque dejan de comer. Saben que no volverán a comer pollo o carne hasta el siguiente ciclo escolar”.

La experiencia de la maestra Granados no difiere mucho de la que ya contaban los maestros que recorrían el país tras el triunfo de la Revolución Mexicana: “Nuestro pueblo es pobre, pavorosamente pobre, hay lugares donde la gente se alimenta de nopal, chile, tortilla y pulque.

“Aquí en Querétaro no comen carne, ya no tienen medios para adquirirla, tampoco beben leche y el pan no se conoce en muchos pueblos de la sierra”, escribió en 1919 un inspector escolar en una carta a las autoridades educativas en la capital del país, señala en su obra Derecho a la educación la investigadora Luz Elena Galván Lafarga.

En México, las primeras acciones emprendidas para ayudar a niños y adolescentes que vivían en pobreza se dieron en 1887 para asistir a madres obreras, jefas de familia que no podían garantizar alimentos y educación a sus hijos.

En La Casa Amiga de la Obrera, creada por Carmen Romero Rubio, esposa de Porfirio Díaz, se atendía a menores de escasos recursos que recibían desayuno, comida y educación. De las 10 casas que existieron en los albores del siglo XX, siete aún subsisten como escuelas asistenciales dependientes del DIF.

Vasconcelos, pionero

Sin embargo, fue hasta 1921 cuando José Vasconcelos, entonces rector de la Universidad Nacional de México y quien un año más tarde se convertiría en el primer titular de la SEP, emprendió uno de los esfuerzos más ambiciosos para impulsar la alimentación en las escuelas, y tuvo un papel central en la creación del Programa de Desayunos Escolares, que varias décadas más tarde coordinaría el DIF.

En abril de ese año, el entonces director de Educación Técnica del Distrito Federal, Roberto Medellín, en un recorrido por algunas escuelas se percató de que muchos estudiantes tenían síntomas de extrema debilidad por desnutrición, “al grado de desmayarse por asistir a clases sin haber comido”, recoge el especialista Ernesto Meneses Morales, en Tendencias educativas oficiales en México: 1911-1934.

Al conocer esta realidad, Vasconcelos “se conmovió profundamente y buscó la forma de socorrerlos”. Para lograrlo, convocó el 15 de abril de 1921 al personal de la universidad y a maestros de las escuelas públicas bajo su jurisdicción, y “se propuso imitar el ejemplo del licenciado Ezequiel A. Chávez, quien durante el régimen maderista lanzó la idea de servir desayunos escolares”.

Por:Laura Poy Solano

Foto:La jornada

Comparte las ultimas noticias:

Noticias relacionadas