La literatura como ventana a la ciencia

En la conferencia en línea «La prosa cósmica: Astronomía, ciencia y literatura», el astrónomo Ezequiel Manzo recapituló este martes una serie de obras literarias inspiradas en las ciencias, en particular, la astronomía y la física.

Un recorrido que incluyó desde esa primera obra de ciencia ficción escrita por Kepler hasta autores clásicos como H. G. Wells, Ray Bradbury, Arthur C. Clarke y Stanislaw Lem, incluso libros más recientes, de escritores como Stephen King, Liu Cixin, Ken Liu y Ted Chiang.

«Muchas historias interesantes están cargadas de conocimiento científico», expuso Manzo en la charla organizada por la Universidad Xochicalco, Campus Ensenada, y el Instituto de Astronomía de la UNAM.

El investigador explicó que en Sueño, La astronomía de la Luna, Kepler incluyó conceptos científicos que en el tiempo de publicación de la obra eran considerados de frontera. Fue capaz de describir cómo se vería la Tierra desde la Luna.

El protagonista es un joven con una madre bruja, ambos descubren la existencia de una isla llamada Levania, dividida en dos territorios, uno asociado al lado oscuro del satélite y otro al lado luminoso.

En Contacto (1985), Carl Sagan, por su parte, presenta con un lenguaje accesible conceptos que aún no estaban tan arraigados en un público no familiarizado con la ciencia, como los agujeros de gusano, que son deformaciones en el espacio-tiempo de acuerdo con la teoría de la Relatividad de Einstein.

«Aquí se utilizan como vía para viajar a otros lugares del Universo al ser objetos capaces de formar el espacio-tiempo. Una consecuencia natural es que mediante estos túneles uno puede conectar puntos que en principio en el espacio están muy separados», explicó Manzo, doctor en astrofísica.

En otro ejemplo, las Crónicas marcianas (1950), de Ray Bradbury, fueron descritas por el astrónomo como una obra profética con la descripción de unos dispositivos que corresponden a los audífonos de hoy o las casas capaces de autorrepararse, como las actuales casas inteligentes. Una obra escrita por un autor visionario que describe con apego a la realidad las características del planeta rojo.

Manzo también se refirió a autores más actuales, como Ted Chiang, con los relatos de La historia de tu vida (2015), uno de los cuales inspiró la película Arrival, en el que se narra la llegada de naves espaciales a diferentes puntos de la Tierra. Otra de sus obras son los cuentos reunidos en Exhalación; uno de ellos trata de un ser humano que se encuentra con varias versiones de sí mismo.

En El marciano (2011), Andy Weir escribe sobre un astronauta que es enviado a Marte y queda varado y sus esfuerzos por sobrevivir y tratar de comunicarse con la Tierra.

Otro de los autores actuales es Ken Liu con sus relatos de ficción especulativa de El zoo de papel y otros relatos (2019), donde, en uno de ellos, narra el largo viaje por el espacio de seres humanos para encontrar un lugar donde habitar.

«Estas obras sirven para plantear cuestiones que sirvan para que el ser humano reflexione sobre cómo está utilizando los recursos, qué estamos haciendo con el planeta; esto de sentir que somos de un país u otro cuando somos una sola humanidad», planteó Manzo.

Comparte las ultimas noticias:

Noticias relacionadas