Luis Tosar, héroe corriente contra el yihadismo en ‘Todos los nombres de Dios’

Daniel Calparsoro, que cuenta por primera vez con Inma Cuesta, presenta un ‘thriller’ empapado de drama humano

Luis Tosar es Santiago en ‘Todos los nombres de Dios’ TRIPICTURES

Han pasado 19 años desde los atentados de Atocha, seis desde los ataques en Barcelona y Cambrils. Otros 18 desde el 7J en Londres, ocho desde Bataclán, siete de los atropellos de Niza. Las profundas heridas que deja un ataque yihadista necesitan tiempo para cerrar, y el esfuerzo de una sociedad entera que busca respuestas para superar el duelo. ‘Todos los nombres de Dios’, la última película de Daniel Calparsoro, se desarrolla alrededor de esta herida abierta y consigue en su habitual formato de acción y suspense dar espacio para el drama humano y la reflexión de un trauma social del que todavía no hay una solución evidente.

El film sigue a Santiago, un taxista de horario nocturno atormentado por una pérdida reciente en su familia. Interpretado por Luis Tosar, hace de él una persona totalmente corriente que en ningún momento deja de serlo: podría ser un padre, un tío, un amigo. Un atentado yihadista y posterior secuestro pondrán sus integridades a prueba y deberá afrontar lo mejor que puede las circunstancias radicales en las que se ve atrapado. «Él no reacciona a esa situación extraordinaria como un hombre de acción, no intenta acabar con el terrorista y salir corriendo, sino que él procura sobrevivir el mayor tiempo posible, y en ese tiempo redimirse y arreglar los platos rotos con su familia», explica el director.

‘Todos los nombres de Dios’, es un «un thriller de alta tensión», como dice Calparsoro, «una película espectáculo con imágenes muy impactantes y muy potentes, pero al mismo tiempo es una historia de sentimientos y de emociones». Un equilibrio que procura también en el juicio de cada uno de los personajes. «Ha pasado el suficiente tiempo para que se pueda hacer una película que toque el tema del terrorismo islamista sin maniqueísmos», sin que esté relegado al prisma de la pura acción. «Creo que estamos más que listos para ver algo así y que no nos haga daño», apunta el barcelonés.

«El yihadismo es especialmente brutal y horrible porque pretende englobar al Islam, y el Islam es algo completamente diferente. Ha hecho mucho daño y será complicado erradicarlo definitivamente», expresa Calparsoro, para quien las noticias de estos sucesos «perjudican mucho al mundo musulmán, más en una sociedad polarizada como es la nuestra». Tampoco trata de retratar un «terrorista bueno», sino «una persona insegura y perdida», un muchacho nacido en España y con padres de origen marroquí. «Al final es una lucha entre hermanos», resume el director.

Reconciliar comunidades

«Calparsoro es muy delicado para las cosas que tiene que serlo, a pesar de su apariencia gigantesca», bromea en serio Tosar, más que acostumbrado a un director «disciplinado y rápido». La historia no sería lo mismo sin Pilar, comandante de la Unidad Central Antiterrorista de la Guardia Civil que interpreta Inma Cuesta, por primera vez en una película de Calparsoro. La complicidad entre ambos personajes es un aspecto a destacar, ya que «tienen que confiar mucho el uno en el otro, sobre todo él, que es el que se juega más», refiere la actriz al personaje de Tosar.

La tarea nada sencilla de convertir a un ciudadano corriente en el héroe de la historia se suma a los múltiples logros de un actor como Tosar. «¿Qué pasaría si yo me diera en una situación así?», se preguntó mientras construía su personaje, bastante más difícil que otros «más exagerados, que tienen más asideros, más capacidad de fabulación». «Yo creo que hay que tener cuidado en este tipo de películas, de no hacer un ‘show’ constante con la interpretación», añade el gallego, que en la cinta da una clase de actuación contenida.

«Al hablar con la Guardia Civil que nos asesoró a todos me di cuenta de que hay mucho desconocimiento del trabajo que hacen, del tiempo que están estudiando y las situaciones a las que se tienen que enfrentar», expone Cuesta. A Pilar, su personaje, la define como «una mujer inteligente en un mundo de hombres», que debe defender con firmeza sus decisiones.

La actriz defiende que todavía hay ejercicios que nos toca hacer como sociedad, empezando por visibilizar «cómo influye el terrorismo islámico dentro de la comunidad musulmana en nuestro país. Tenemos que encontrar cuáles son nuestros puntos de unión». Para ella, «tratar el tema desde los dos puntos de vista ayuda a reconciliar o, por lo menos, a entender algo más».

Comparte las ultimas noticias:

Noticias relacionadas