Independencia y unión

El próximo sábado se conmemora el 213 aniversario del inicio de la guerra de Independencia de nuestro país. Este movimiento comenzó el 16 de septiembre de 1810 y culminó el 27 de septiembre de 1821.

Como es sabido, la Nueva España (parte de lo que hoy es México) fue colonia española y estuvo supeditada a las necesidades de ese reino europeo. Económicamente, era productora de materias primas que se exportaban hacia la Metrópoli, lo cual acentuaba la dependencia de la joven nación respecto a su colonizador.

La idea de independencia no tuvo únicamente motivaciones de tipo económico, sino también político. Aunque criollos y mestizos buscaban mantener el statu quo, los segundos se inclinaban por la idea de emanciparse de la Metrópoli para así gozar de una autonomía política reprimida durante más de tres siglos de dominación ibérica. Asimismo, buscaban tener promoción política y social.

El movimiento insurgente fue tomando fuerza y comenzó a aglutinar a diversas capas sociales alrededor del proyecto común llamado nación, que continuó su avance hasta alcanzar el triunfo. Entre sus logros se encuentran la abolición de la esclavitud y de los tributos, el reconocimiento de derechos individuales y de igualdad ante la ley, la redacción del Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, o Constitución de Apatzingán, así como una patria para las y los mexicanos.

La base común que permitió forjar la nación y la patria a partir de la Independencia fue la unidad, es decir, la conjunción de esfuerzos hacia un mismo objetivo en beneficio de todas y de todos.

El 213 aniversario de la conmemoración del inicio de aquel movimiento insurgente nos hace reflexionar, entre otras cuestiones, sobre el peso específico que tienen para el devenir histórico de un país, de un pueblo, los valores de tolerancia, prudencia y unidad.

A nivel internacional, ya lo refirió también la semana pasada Lula da Silva, presidente de Brasil, durante la conmemoración del 201 aniversario de la independencia de su país, con un llamado a sus compatriotas a celebrar un día de unión, no de odio ni de miedo, recordando que su nación es una sola. Para el jefe del Estado brasileño, la unión debe alcanzarse sin odio, con diálogo frente al Congreso, a los estados, municipios, partidos políticos y la sociedad. Afirmó además que la independencia brasileña aún no está terminada y que requiere ser construida cada día por todas y todos sus habitantes sobre tres grandes pilares: democracia, soberanía y unión.

En el marco del aniversario del inicio de la independencia de México, el concepto de unión, de unidad, nos lleva también a pensar en torno a lo que significa para aquello que MORENA, como partido político, ha vivido en estos días con la reciente elección de la nueva coordinadora nacional de los Comités de Defensa de la Transformación.

Hoy más que nunca se requiere seguir evitando la exclusión, el desdén, la descalificación y la subestimación hacia cualquier expresión al interior del partido y continuar privilegiado la inclusión, el diálogo, la generosidad en la victoria, la prudencia y, desde luego, la unión.

En el proceso electoral próximo, el cual ya inició formalmente, se estarán disputando, tan sólo a nivel federal, la Presidencia de la República, 128 senadurías y 500 diputaciones; es decir, un total de 629 cargos.

En este contexto, sólo la unión de todas y todos al interior de nuestro movimiento y partido nos podrá llevar a los resultados esperados. Entre ellos, desde luego, refrendar el triunfo en la presidencia de México, pero también conseguir la mayoría calificada en el Congreso de la Unión y las mayorías en los congresos estatales, que permitan llevar a cabo las reformas a nivel constitucional que requiere el país.

Hace más de dos siglos, la independencia de México tuvo su origen en la búsqueda de un proyecto de nación y de patria que sólo se consiguió con la unión de diversas fuerzas sociales. Hoy, en MORENA, la unión nos ha traído hasta aquí, en términos históricos y electorales, y sin duda nos impulsará a continuar con la transformación que el pueblo reclama y espera.

Por RICARDO MONREAL

Comparte las ultimas noticias:

Noticias relacionadas